EL KARMA

yoga-menteLa palabra “Karma” viene de la raíz sánscrita “kri” significa “acción” o “ hecho”, ya sea físico o mental. El Karma es la suma total de nuestros actos, tanto en esta vida como en las anteriores.  Nada es accidental, si nuestra mente finita no es capaz de encontrar la causa de un acontecimiento, ello no significa que éste sea accidental.

Todo en la Naturaleza obedece a esta Ley de causa y efecto. Las leyes de la gravitación, cohesión, adhesión, atracción y repulsión, las leyes de la relatividad, continuidad y asociación en el plano mental operan en una coordinación perfecta con esta ley de causa y efecto. Desde la vibración de un electrón a la revolución de un planeta, desde la caída al suelo de un mango a la poderosa voluntad de un yogui.

La Ley de la causalidad incluye la Ley de la acción-reacción, la Ley de la compensación y la Ley de la Retribución. Todo ello está bajo la Doctrina del Karma.

“Dios nunca castiga al malvado ni premia al virtuoso.
Es su propio Karma el que lo castiga o premia”.

  • La Ley de la Acción-reacción dice que toda acción tiene una reacción que será de fuerza igual o similar en naturaleza. Esto opera en el plano físico y mental.
  • La Ley de la Compensación mantiene la paz el equilibrio y la armonía en la Naturaleza… de una semilla brota y crece un árbol… de una acción negativa en compensación obtiene un mal fruto. Cuando se quiere encontrar la causa o el antecedente de algo hay que profundizar en los acontecimientos de la vida entera del alma. La vida presente es un simple fragmento.
  • La Ley de la Retribución nos habla de que cada acción errónea tiene su castigo… el que hiere a otra persona se hiere a si mismo… el que engaña a otra persona se engaña a sí mismo. Existe una cierta y definitiva conexión entre lo que estás haciendo ahora mismo y lo que ocurrirá en el futuro.

¿CÓMO ACTUA EL KARMA?

Cada ser humano tiene una naturaleza triple: Ichaa (deseo o sentimiento), Jñana (conocimiento) y Kriya (voluntad).

La persona conoce objetos, siente alegría o pena y tiene la voluntad de hacer esto o aquello. Detrás de cada acción hay deseo y pensamiento. Aparece en la mente un deseo por algo, luego piensas en cómo obtenerlo, luego te esfuerzas por obtenerlo. Estas son las tres hebras que componen la cuerda del Karma. El karma produce sus frutos de dolor y placer… tendrás que nacer una y otra vez para recoger los frutos.

¿CÓMO SE CONSTRUYE EL DESTINO?

  • El pensamiento se materializa y se convierte en acción.
  • Siembras una acción y recoges un hábito.
  • Siembras un hábito y recoges un carácter.
  • Siembras un carácter y recoges un destino.

Por lo tanto tu creas tu propio destino. Si acostumbras a tu mente a que tenga buenos pensamientos, estás desarrollando un carácter noble. Si la entretienes con pensamientos negativos desarrollarás un carácter bajo.

Las personas que tienen una voluntad de hierro la han desarrollado a través de muchas vidas. Se reúne el potencial de sus pensamientos y acciones y en un nacimiento aparece un gigante espiritual como Buda, Jesús o Shankara. Ninguna acción se realiza en vano, se requiere de mucha paciencia y un infatigable esfuerzo. La voluntad humana es libre, el egoísmo la ha debilitado. Se puede desarrollar una voluntad pura, fuerte y dinámica eliminando los bajos deseos, los gustos y disgustos.

LOS TRES TIPOS DE KARMA

Sanchita: recibe este nombre todo el karma acumulado en el pasado. Parte de él conforma el carácter de la persona, con sus tendencias y aptitudes, con sus capacidades, inclinaciones y deseos.
Prarabdha: es la parte del karma del pasado sobre la que hay que trabajar en esta vida. Es como el fruto que ya está maduro para ser cosechado. Este karma ya no se puede evitar ni cambiar. Hay que vivirlo y experimentarlo, para pagar las deudas del pasado.
Agami: es el trabajo de la vida diaria, el karma que estamos creando para el futuro.

EL DESTINO Y EL PROPIO ESFUERZO

La Ley del Karma es inexorable, pero hay espacio en ella para que entre la gracia divina. La gracia viene a través de la penitencia, la austeridad y la devoción.

El propio esfuerzo es purushartha. El propio esfuerzo de hoy se vuelve el destino del mañana. El karma de esta vida ( prarabdha) es el resultado del esfuerzo ( purushartha) de vidas pasadas. Así como el presente se vuelve pasado y el futuro se vuelve presente, así entonces sólo existe presente. Sólo existe el propio esfuerzo aquí y ahora. Sólo existe purushartha.

La práctica del Yoga es el esfuerzo personal que se realiza para neutralizar el prarabdha negativo. Si el prarabdha es poderoso el Yoga lo es más.  El alma es como un granjero con un trozo de tierra. La  extensión, la naturaleza del suelo y las condiciones climáticas están predeterminadas. El granjero tiene la libertad de cultivar la tierra, fertilizarla y cosecharla o dejarla como un terreno baldío.

Prarabdha tiene que ver solo con el pasado … el futuro está en tus manos.
Concentraté, purificate, no seas fatalista, no te quejes como una oveja débil… Ruge
OM OM OM como un león del Vedanta…
Recuerda que eres el dueño de tu propio destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s